PROYECTO: ¡NUESTRA GENTE ES PRIMERO! EMPRENDIMIENTO: ARTESANÍAS RÚSTICAS GARCÍA

Con el objetivo de dar a conocer el trabajo y actividades arraigadas en la cultura del pueblo mireño y que se evidencian en el diario vivir de su gente; el Área de Comunicación del GAD Mira lleva adelante el Proyecto: ¡NUESTRA GENTE ES PRIMERO!; esto como un compromiso de la presente administración municipal para con los emprendedores que aportan a un mejor desarrollo de esta querida tierra.

 

Hasta el barrio Chontahuasi perteneciente a la parroquia urbana de Mira, se dirigieron Andrés Calapi y Lauro Lima, técnicos del Área de Comunicación del GAD Mira, con el propósito de visitar a Agustín Eliécer García Guerra, quien nació en el barrio San Vicente Alto de la parroquia La Libertad-cantón Espejo, un 10 de abril de 1954; sus estudios primarios los realizó en la Escuela “General Eloy Alfaro” , mientras que su esposa Rosario del Carmen Chalacán Hernández, oriunda del caserío San Miguel de Guano, nació el 17 de Agosto de 1957 en la ciudad de El Ángel, sus estudios primarios los realizó en la Escuela Fiscal Mixta “Brasil”, perteneciente a la comunidad Ingueza, estudió en el Centro de Corte y Confección en el mismo caserío.

 

Agustín, es hijo de Tomás García (+) y su madre Zoila Guerra (+), sus hermanos Jorge (+), Enma,  Rosa, Elvia, Miguel y Bertha. Luego de concluir sus estudios; a  los 12 años, visitó la carpintería de don Alfonso Narváez con el objetivo de aprender este noble oficio, durante seis meses; posterior a esto, por un tiempo de tres años se fue a trabajar para don Emilio Mecler, en la hacienda “La Rinconada Grande”, ubicada  en la parroquia La Libertad, cosechando Piretro (flor blanca que era enviada a Quito para luego ser procesada y fabricar pesticidas, pues su extracto es un insecticida natural y biodegradable).  

 

A sus 16 años se fue a trabajar a la  hacienda “Cuesaca”, a cosechar flor y hojas de Guanto; retornó a sus 17 años a La Libertad para dedicarse junto a sus hermanos a los cultivos tradicionales de papas, habas, trigo y cebada; además, de la mano de su primo Abraham Narváez aprendió a manejar tractor agrícola para luego ingresar al curso de conducción, dictado por el Sindicato de Choferes Profesionales “Ecuador del Carchi”, de la ciudad de Tulcán, con Sede en el cantón Espejo, el mismo que inició con un paralelo de 71 estudiantes.

 

A sus 22 años contrajo matrimonio con Rosario del Carmen Chalacán con quien procreó cinco hijos: Mauricio, Ermi, Iván, Edwin y Cristina; hasta la actualidad la vida les ha obsequiado 14 nietos: Ángel, Dayana, Nataly, Joel, Anderson, Ián, Micael, Miguel, Dayneris, Ailyn, Rosario, Juan, Samuel, Agustín y su bisnieta Danna.

 

 

 

Con el título obtenido de chofer profesional se dedicó a trabajar en una camioneta de propiedad de don Campo Revelo, llevaba pasajeros desde la ciudad de El Ángel a la parroquia La Libertad; también conducía un camión 3-50 marca CHÉVROLET de la familia Guerra-Estrada en La Libertad, además trabajó para don Guillermo Enríquez conduciendo un vehículo Mercedes Benz 11 14, en el que llevaba papas y cebada a la ciudad de Quito; así como también transportaba frutas para la venta desde Santo Domingo de los Tsáchilas a La Libertad.

 

A la edad de 25 años viajó a Quito en busca de nuevos horizontes para trabajar en un camión Escaña de don Ricardo Amores, llevando carga pesada a las ciudades: Guayaquil, Manta, Loja, Zamora Chinchipe y viceversa.

 

A sus 27 años retornó al cantón Espejo para conducir una de las primeras busetas con  una capacidad para 14 pasajeros de la Cooperativa de Transportes “Espejo”, vehículo que pertenecía a don José Bracho. Por tres años se desempeñó como docente en la Escuela de Capacitación de Choferes Profesionales del Cantón Espejo. Luego, durante 12 años se ganaba la vida manejando una volqueta-mula de don Bracho, transportando caliza desde la mina de Selva Alegre-Imbabura hasta la planta procesadora de cemento del mismo nombre.  

 

A sus 43 años, trabajaba como operador de mula de don José Ayala, transportando cemento desde la fábrica Selva Alegre a las provincias de Carchi, Imbabura y Pichincha.

 

En 1987, Agustín junto a su familia tomaron la decisión de radicarse en la comunidad El Mirador; con el apoyo de sus hijos emprendió el proyecto para la compra y venta de madera de eucalipto, materia prima con la que se empezaba a construir los primeros invernaderos para cultivar tomate riñón y flores para exportación desde los cantones Mira y Espejo para el Ecuador y el mundo.

 

En el año 1998, Agustín adquirió un piso en la ciudad de Mira, ubicado en el barrio Chontahuasi junto a la Panamericana Sur-salida a Ibarra, donde instaló un aserradero y durante cinco años puso a disposición de la ciudadanía: costaneras, vigas, varengas, pilares, tablones, soleras, tirantes, madera para invernaderos, maderas para exportación;  entre otros trabajos.

                                                                                                            

Como es el orden de la vida, sus hijos: Mauricio, Iván y Marcela ya jóvenes tomaron rumbos distintos, fueron formando sus familias al punto de que Agustín se iba quedando con su esposa y sus dos últimos hijos: Edwin y Cristina; esto obligó a la familia a cerrar el emprendimiento, además ya era necesario construir la casa donde reside en la actualidad.

 

En el año 2007, emprendió el proyecto de las cabras lecheras, fue parte de la Asociación de Capricultores del Norte-ASOCAPRINOR, la leche entregaba a la empresa carchense MONDEL con su slogan “Un mundo delicioso en Quesos”, de propiedad del tulcaneño Jaime Erazo. Además el producto lo vendía en los mercados de Mira, El Ángel, Bolívar, San Gabriel, Julio Andrade y Tulcán.

 

Este proyecto empezó con 8 cabras y hasta el año 2012, su Hato Caprino ascendió a alrededor de 100 ejemplares, debido a la escases de alimento en época de verano, la familia García-Chalacán se vio en la obligación de poner en oferta estos animales. En la actualidad cuenta con dos cabras, la leche la consume la familia.

 

Una vez vendido las cabras, Agustín junto a su esposa Rosario, con el apoyo de la Prefectura del Carchi, adquirieron 3 800 plantas de café en las variedades: Típica, Borbón y Caturra, para cultivarlas en su granja ubicada en la comunidad El Mirador; este fue, es y será uno de los emprendimientos más importantes con los que cuenta la familia. Han pasado ya nueve años desde que Rosario vende a la ciudadanía de los cantones: Mira, Espejo, Tulcán, Montúfar, Ibarra, Quito, incluso los mireños residentes en New York y Canadá llevan el delicioso “Café de Altura Don Agustín”, un producto cien por ciento artesanal, natural y mireño.   

 

En el obraje hay dos molinos: uno sirve para despulpar el grano y otro para triturarlo, además cuentan con una tostadora artesanal. Para entregar un producto de calidad, Rosario, junto a sus hijos y nietos cultivan con amor y entrega cada una de sus plantas, mes a mes realizan la cosecha, lo despulpan, lo lavan, lo secan, lo tuestan y proceden a empacarlo en porciones de 540 gramos para luego ponerlo a la venta.

 

En el 2013, debido a las necesidades económicas que atravesaba la familia, Agustín se vio en la obligación de emprender un nuevo proyecto; era la oportunidad para dar inicio a la creación de mesas para comedor, licorereas, repisas, esquineros, yugos, arados, muchachos, cómodas, bancos, letreros, percheros, baúles, camas, mostradores, cuadros para imágenes religiosas y retratos, juegos de sala, veladores, literas, armarios, puertas, ventanas, fruteras, lámparas y espejos, estas obras de arte las construye en madera de ciprés, pino, pumamaqui, polylepis, aliso, cholán, uvillo y aguacate, madera reciclada en los bosques de la Sierra Norte.

 

Han pasado ocho años desde que Agustín trabaja en la elaboración de artesanías rústicas para el hogar y la oficina, siempre inspirado por darle vida a través de su imaginación a la madera muerta y moldeada por la naturaleza, con el asesoramiento familiar, el gusto y pedido de quien lo requiere.

 

A decir del proceso para lograr artesanías de calidad, forma y textura; Agustín busca la madera reciclada en los montes, ríos y bosques, procede a secarla, mientras realiza el retiro de corteza y limpieza de impurezas, imagina el toque y transformación de la artesanía, luego la lija, pule y laca el producto  para ofrecerlo al público.

 

Sus hijos: Mauricio, especialista en muebles lineales con maderas tratadas y Edwin quien se inclinó por la tendencia que sigue su progenitor también son carpinteros y contribuyen a los emprendimientos de la familia García-Chalacán, fabricando closets, mesas, sillas, mostradores, repisas, modulares de cocina, restauración y envejecimiento de muebles, muebles de oficina, cunas para bebés y conjuntos para dormitorios completos.

 

 

A decir de su compañera de vida, Rosario Chalacán; una mujer emprendedora y visionaria, desde que llegó a Mira siempre se inclinó por la crianza y venta de animales menores entre ellos: cuyes, gallinas, patos, gansos, pavos; así como también al faenamiento de chanchos, venta de hornado, además vende las frutas que produce su granja, ubicada en la comunidad El Mirador, entre ellas: aguacate, cítricos, granadilla, chirimoya y babaco. Estos productos los vende en su domicilio y en los interiores del Mercado Municipal de Mira.

 

 Además, desde inicios del mes de mayo de 2021, la familia emprendió el proyecto: Asadero “El Buen Pollo Mireño”, ubicado en la Panamericana Sur, en el barrio Chontahuasi, salida a la ciudad de Ibarra a pocos pasos de su domicilio.

 

“Desde que tuve uso de razón, mi padre ha sido un emprendedor visionario y ejemplar para sus hijos, nietos y bisnieta; digno de respeto, admiración y ejemplo a seguir. Él es un ser humano cariñoso y solidario, siempre nos ha brindado el apoyo necesario; admiro su imaginación, trabajo, vocación y paciencia en cada obra de arte que construye, deseo que Dios y la Virgen de la Caridad bendigan a mis padres con la salud para que cumplan las metas propuestas y que nos acompañen siempre con sus consejos y su amor”, manifestó Mauricio, su primer hijo, de 44 años de edad.

 

“Felicitamos al señor alcalde Johnny Garrido por preocuparse de la gente emprendedora de nuestro Mira, ya que esto contribuye al desarrollo socio-económico de las familias. Aspiramos que este proyecto conocido como “Nuestra Gente es Primero, sea una oportunidad para todos. Le deseamos éxitos en su labor encomendada como servidor del pueblo y que la Virgencita de la Caridad lo ilumine en cada proyecto propuesto, siempre pensando en un mejor porvenir de los barrios, comunidades y parroquias de este Cantón”, indicó Agustín García, emprendedor visionario. 

 

Hacemos la cordial invitación a toda  la ciudadanía a visitar Artesanías Rústicas García, degustar del delicioso “Café de Altura Don Agustín”, el rico hornado y el exquisito sabor del “Buen Pollo Mireño” para compartirlo en familia; los contactos son: 062771-545, 0968435673, 0969122162, 0968433231, 0985054662.

 

https://www.facebook.com/JohnnyGarridoAlcalde/videos/478022576737620

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Servicios

Trámites Municipales

Procesos

 

Visitas

11166136
Hoy
Ayer
Esta Semana
Última Semana
Este Mes
Último Mes
Todos los días
1293
1809
18468
11104803
121246
1362345
11166136

IP: 34.239.147.7
Fecha: 2022-06-26 18:21:12